Fidel-Castro-CruzQué decir, mi querido viejo? Estás feliz, además… La historia y el presente cantan por ti:

 Vámonos,

ardiente profeta de la aurora,

por recónditos senderos inalámbricos,

a liberar el verde caimán que tanto amas.

Vámonos!

Anuncios