MailyPor: María Caridad Esquivel Díaz

¡Qué zorra más loca esa! –exclamó. Ella estudia la carrera de Psicología y miraba la página abierta un libro hecho para leer, pensar y disfrutar. ¡Oye esto Mary! –me invitó a escuchar con ese acento juguetón y desinhibido de los discípulos de 20 años–, y leyó:

“… ¿Por qué no entras?”.

“–No entro –dijo la zorra–, porque he notado que en el suelo hay muchas huellas de los que entran, pero por más que miro y remiro no veo ninguna de los que salen”.

Yo me reí, y fuimos a lo que íbamos. Después pensé, vaya usted a saber por qué, que hay zorras locas con tremenda suerte.

Anuncios