Artículo de Fidel, El cumpleaños

fidel-castro-ruz

Mañana cumpliré 90 años. Nací en un territorio llamado Birán, en la región oriental de Cuba. Con ese nombre se le conoce, aunque nunca haya aparecido en un mapa. Dado su buen comportamiento era conocido por amigos cercanos y, desde luego, por una plaza de representantes políticos e inspectores que se veían en torno a cualquier actividad comercial o productiva propias de los países neocolonizados del mundo.

En una ocasión acompañé a mi padre a Pinares de Mayarí. Yo tenía entonces ocho o nueve años. ¡Cómo le gustaba conversar cuando salía de la casa de Birán! Allí era el dueño de las tierras donde se plantaba caña, pastos y otros cultivos de la agricultura. Pero en los Pinares de Mayarí no era dueño, sino arrendatario, como muchos españoles, que fueron dueños de un continente en virtud de los derechos concedidos por una Bula Papal, de cuya existencia no conocía ninguno de los pueblos y seres humanos de este continente. Los conocimientos trasmitidos eran ya en gran parte tesoros de la humanidad.

La altura se eleva hasta los 500 metros aproximadamente, de lomas inclinadas, pedregosas, donde la vegetación es escasa y a veces hostil. Árboles y rocas obstruyen el tránsito; repentinamente, a una altura determinada, se inicia una meseta extensa que calculo se extiende aproximadamente sobre 200 kilómetros cuadrados, con ricos yacimientos de níquel, cromo, manganeso y otros minerales de gran valor económico. De aquella meseta se extraían diariamente decenas de camiones de pinos de gran tamaño y calidad.

Obsérvese que no he mencionado el oro, el platino, el paladio, los diamantes, el cobre, el estaño, y otros que paralelamente se han convertido en símbolos de los valores económicos que la sociedad humana, en su etapa actual de desarrollo, requiere.

Pocos años antes del triunfo de la Revolución mi padre murió. Antes, sufrió bastante.

De sus tres hijos varones, el segundo y el tercero estaban ausentes y distantes. En las actividades revolucionarias uno y otro cumplían su deber. Yo había dicho que sabía quien podía sustituirme si el adversario tenía éxito en sus planes de eliminación. Yo casi me reía con los planes maquiavélicos de los presidentes de Estados Unidos.

El 27 de enero de 1953, tras el golpe alevoso de Batista en 1952, se escribió una página de la historia de nuestra Revolución: los estudiantes universitarios y organizaciones juveniles, junto al pueblo, realizaron la primera Marcha de las Antorchas para conmemorar el centenario del natalicio de José Martí.

Ya había llegado a la convicción de que ninguna organización estaba preparada para la lucha que estábamos organizando. Había desconcierto total desde los partidos políticos que movilizaban masas de ciudadanos, desde la izquierda a la derecha y el centro, asqueados por la politiquería que reinaba en el país.

A los 6 años una maestra llena de ambiciones, que daba clases en la escuelita pública de Birán, convenció a la familia de que yo debía viajar a Santiago de Cuba para acompañar a mi hermana mayor que ingresaría en una escuela de monjas con buen prestigio. Incluirme a mí fue una habilidad de la propia maestra de la escuelita de Birán. Ella, espléndidamente tratada en la casa de Birán, donde se alimentaba en la misma mesa que la familia, la había convencido de la necesidad de mi presencia. En definitiva tenía mejor salud que mi hermano Ramón —quien falleció en meses recientes—, y durante mucho tiempo fue compañero de escuela. No quiero ser extenso, solo que fueron muy duros los años de aquella etapa de hambre para la mayoría de la población.

Me enviaron, después de tres años, al Colegio La Salle de Santiago de Cuba, donde me matricularon en primer grado. Pasaron casi tres años sin que me llevaran jamás a un cine.

Así comenzó mi vida. A lo mejor escribo, si tengo tiempo, sobre eso. Excúsenme que no lo haya hecho hasta ahora, solo que tengo ideas de lo que se puede y debe enseñar a un niño. Considero que la falta de educación es el mayor daño que se le puede hacer.

La especie humana se enfrenta hoy al mayor riesgo de su historia. Los especialistas en estos temas son los que más pueden hacer por los habitantes de este planeta, cuyo número se elevó, de mil millones a fines de 1800, a siete mil millones a principio de 2016. ¿Cuántos tendrá nuestro planeta dentro de unos años más?

Los científicos más brillantes, que ya suman varios miles, son los que pueden responder esta pregunta y otras muchas de gran trascendencia.

Deseo expresar mi más profunda gratitud por las muestras de respeto, los saludos y los obsequios que he recibido en estos días, que me dan fuerzas para reciprocar a través de ideas que trasmitiré a los militantes de nuestro Partido y a los organismos pertinentes.

Los medios técnicos modernos han permitido escrutar el universo. Grandes potencias como China y Rusia no pueden ser sometidas a las amenazas de imponerles el empleo de las armas nucleares. Son pueblos de gran valor e inteligencia. Considero que le faltó altura al discurso del Presidente de Estados Unidos cuando visitó Japón, y le faltaron palabras para excusarse por la matanza de cientos de miles de personas en Hiroshima, a pesar de que conocía los efectos de la bomba. Fue igualmente criminal el ataque a Nagasaki, ciudad que los dueños de la vida escogieron al azar. Es por eso que hay que martillar sobre la necesidad de preservar la paz, y que ninguna potencia se tome el derecho de matar a millones de seres humanos.

Pequeña crónica diurna

Por María Caridad Esquivel Díaz

COMBRILLA 1Cada vez más el paisaje veraniego de la Isla de la Juventud destaca por los colores. Los tórridos rayos del Sol imprimen matices más radiantes a todo cuanto tocan: en el centro de la ciudad saltan a la vista más verdes los arbustos, la muchacha de natación con la piel más bronceada que hace unos días atrás, y los vidrios de los portales como espejos que duplican al Astro Rey así, abrasador.

Es una mañana más: en el paseo José Martí los espacios públicos abren sus puertas a las personas que entran y salen, y se entreteje la gente con sus apremios, alegrías o motivaciones; es un día de verano cualquiera en la Isla, con detalles para compartir.

Desde un ángulo de la calle pueden verse las lomas de mármol que rodean la capital pinera, y los hilitos temblorosos de calor que salen de sus arboledas para confundirse con las nubes a punto de romperse. Desde otro punto podemos contemplar una imagen cartográfica que muestra la pequeña extensión territorial de la ínsula, rodeada por el Caribe.

Entonces decidimos que, aunque son frecuentes los hombres que usan sombrillas durante el verano en toda Cuba, los pineros merecen nuestra atención y, en unos minutos, nacieron estas instantáneas: “… como señores, debajo de las sombrillas”, diría Martí.  DSCF4559

SOMBRILLA TRAB WEB 1222

El regalo de los niños pineros para Fidel

NINA AUDIO 2Fidel: Por tu cumpleaños te voy a hacer una carta. A ver, a ver… Hace poco, en casa hubo mucha alegría porque saliste en el televisor: Mi abue tenía los ojos rojos y la carita mojada, me dijo que lo que le pasaba era que estaba feliz porque tenía deseos de verte. Ella dice que estoy en la edad de los porqués y ahí le pregunté muchas cosas.
Me contó abue que tú eras como su héroe de la niñez, que se llamaba el capitán Tormenta y era fiel a sus amigos, y encaraba a los malos del mundo y siempre ganaba. Dice que ella dibujaba la espada del capitán Tormenta para mandártela de regalo, pero que no lo hizo porque entonces estabas fuerte fuerte, y vencías al enemigo con la palabra y el pensamiento.
Yo, como mi abue cuando era chiquita, tengo mi héroe, él se parece a ti Fidel: se llama Elpidio Valdés, y cabalga veloz y nadie puede ofender a Cuba ni cogerse lo que es de los cubanos.
Hoy, tus ideas siguen siendo las ganadoras; pero ya estás un poco viejito y no debes desandar, sino montado en un caballo carmelita y anaranjado que vuele y te traiga de vuelta a casa antes que lleva o caiga la noche: ¡Felicidades Fidel!

Elpidio ValdésNIÑA AUDIO

Gardear a Fidel no era fácil

Todos los cubanos pueden hablar de Fidel como si lo hubieran visto alguna vez. Pero haberlo visto de verdad, haber compartido escenario con él, es una experiencia que enorgullece contar. Tal le sucede a este hombre entrevistado  Por: Enrique Atiénzar Rivero

A 48 años de haber jugado baloncesto con Fidel, Omar Iglesias confiesa que era muy difícil y lo afirma, sin dudas, el contrario más difícil que tuvo en los dieciséis años de basquebolista.

2 omar-iglesias

“Era por la forma en que jugaba y por ser, además, un hombre grande. Todavía en aquella época los chiquitos, con la medida nuestra, de 1.72, teníamos cierta posibilidad de jugar. Él es de 1.83 por ahí, ¡imagínate!. La diferencia era grande, grande”.

Omar en 1968 estudiaba el cuarto año de la carrera de ingeniero agrónomo en la Universidad Central “Martha Abreu”, cuando lo convocaron para un evento, cree que fue el único citado por el INDER para jugar con Fidel, con la presencia de deportistas de las seis antiguas provincias.

Al parecer era el único camagüeyano integrante del equipo de Las Villas, los demás atletas de Santa Clara, Sagua La Grande… y con una responsabilidad tremenda: gardear a presión al contrario o la llamada posición de defensa.

“Era tanta la tensión cuando me dice el coach: tú vas a gardear a Fidel. ¿Yo? Sí, sí, esa tarea es tuya. Fue algo impactante para nosotros y, por supuesto, para la Universidad de Las Villas. Esa es la historia, más o menos. Cuando terminamos el partido de baloncesto, me cruzó el brazo en el hombro, y nos dijo: ustedes juegan fuerte”.

A 48 años de haber jugado baloncesto con Fidel, Omar Iglesias confiesa que era muy difícil. Foto: Orlando Durán/ Adelante

Recordó que Fidel le propuso a Llanusa (José Llanusa Gobel, presidente del INDER) por qué no extendían el campeonato, mientras el directivo deportivo argumentó que eran estudiantes universitarios y tenían que regresar.

“Fidel estaba concentrado en el juego, en todo lo que ocurría a su alrededor. En medio de eso pide tiempo (haciendo el gesto característico); creyó que Llanusa no estaba jugando bien y pidió entrara otro compañero: Jorge García Bango. 3 fidel-_baloncesto-web-580x387Fidel lanza el esférico al tablero. Foto: Cortesía del entrevistado

“Él lanzaba el tiro libre, por faul cometido, un poco a la antigua buscando una rotación de la pelota antes de llegar al aro, no elevando la pelota desde una posición de altura”.

Aprovecho para decirle a Omar que hace muchos años pasó por mi manos una revista de la Escuela Belén, donde aparecía Fidel lanzando una pelota a un tablero de baloncesto y el pie de grabado decía: “despunta como un gran dirigente”. Y le pregunto qué impresión le causó el Líder de la revolución Cubana y si ha tenido la oportunidad de verlo nuevamente en persona.

“Te voy a explicar: yo he tenido suerte con Fidel. A mí me impresionó mucho porque realmente, cuando tu estás gardeándolo te das cuenta que son ojos que te están penetrando, era algo increíble, a mí me causó una impresión tremenda. Me sentí, primero, muy orgulloso de tener la suerte de haberlo gardeado y realmente de topar con él. ¡Imagínate tú, gardear a Fidel!. Yo diría de las cosas importantes que uno tiene en la vida, el juego con Fidel fue la más significativa”.

Abre un paréntesis a otra anécdota que tiene que ver con el Líder Histórico de la Revolución. En la Universidad de Camagüey era director de Relaciones Internacionales y fue convocado por el Ministerio de Educación Superior para asistir a La Habana al primer encuentro de rectores de universidades españolas y cubanas.

“Me tocó casualmente en ese momento estar al lado de Fidel. Eso fue en 1986. La mirada de Fidel es impactante. Con los españoles lo que más me resaltó fue la elocuencia al hablar con los académicos, autoridades científicas en las universidades, la capacidad de respuesta a inquietudes académicas y de investigaciones, todo lo tenía hilvanado y lo dominaba todo. No había una respuesta que no fuera certera y convincente.

“Yo soy fidelista desde que tengo 13 años, desde esa época en que triunfa la Revolución, era seguidor de los discursos de Fidel. Lo seguí siempre, a lo largo del tiempo, incluso, en Rumanía, donde estuve siete años en la embajada nuestra.

“Sabes que en una sede diplomática tienes que estar interactuando sobre la política exterior de Cuba, que es decir Fidel, tienes que estar al día. Te digo que conociendo las características de Fidel, su discurso, yo pude analizar y discutir una serie de aspectos con embajadores del campo socialista y de otros países.

“Llegué a la conclusión, a sus 90 años, después de conocer y transitar por todo eso, de que no hay en el siglo XX una personalidad tan grande como Fidel. La pude ver irradiada en Europa y no porque fuéramos cubanos, si no que era así, un hombre valiente, convincente, que ha tenido toda su vida la posibilidad de convencer con su verdad, tanto a amigos como a enemigos. Es un hombre muy influyente, todavía en el siglo XXI, no creo que haya otra persona, te lo digo, sin fanatismo, que pueda ser como Fidel por su pensamiento, por su obra.

“Yo he transitado por vario frentes, y ahí está su pensamiento y su obra. ¿En qué aspecto Fidel nos ha incidido? H trabajado en educación, allí sé lo mucho que ha hecho; en el deporte, soy casi fundador del INDER; en la actividad científica, lo sé porque he estado en ese medio; en lo social uno lo ve, digamos, en todas sus facetas. Fidel es único e irrepetible. No me queda dudas de eso, fue, es y será un hombre genial, entre los hombres geniales de la historia”.

Arnaldo, el hermano de Omar, ambos conocidos por Los Chiriquines, también jugó baloncesto con Fidel, en su caso, aquí en Camagüey en el auditorio Iván Hidalgo Funes entre 1966 o 1967, etapa en la que se celebró un juego femenino entre atletas de México y Cuba.

Fidel-baloncesto-_2-web-580x387Señala a Fidel en el partido en el que lo gardeó. Su número en la espalda era el número 4. Foto: Orlando Durán Hernández/Adelante

Omarito conoció de este pasaje porque él estaba en Villa Clara en la Universidad y a su regreso vio una foto de Arnaldo, en la que estaba El Gorila (Sixto Rivero), Mario Peláez, Pepe Cento, entre otros.

Yo tuve la suerte de estar presente en ese tope amistoso, ya trabajaba en el periódico Adelante, iba con mi novia, hoy mi esposa. Fidel no había llegado, pero en la posición en que nos encontrábamos pasó él. Me quedó tiempo solo para exclamar: ¡Fidel! Y en respuesta me dio dos palmadas cerca del hombro izquierdo. Mi acompañante en forma jocosa dijo: Ya no te lavarás el brazo.

(Tomado de Cubadebate, original del diario Adelante)

 

 

 

 

 

Chávez, definitivo y para siempre

El que sigue es el relato de Cristina Fernández, expresidenta de Argentina, acerca de su visita al Cuartel de la Montaña poco después de la muerte de Hugo Rafael Chávez Frías. Se trata de Chávez, no importa el tiempo que haya transcurrido después que ya no está; mejor dicho, después que está, definitivo y para siempre, en la palabra de Cristina, amiga de Chávez, amiga nuestra.

Por Cristina Fernández

Amanecí de nubes y me voy de sol. Acabo de visitar el Cuartel de la Montaña. Está rodeado de barrios populares. Se divisa el palacio de Miraflores. Me cuenta el jefe de la guarnición que Hugo siempre lo miraba desde su despacho. Cómo no lo iba a mirar! Allí planificó la insurrección contra Andrés Pérez. La 4ta República, epílogo trágico del Pacto del Punto Fijo, cuando estalló el Caracazo. O como le gustaba decir a Hugo: el Venezolazo. La crisis final de las políticas neoliberales.

cuartel de la montañaRepresión y muerte al pueblo. Cualquier coincidencia con nuestra historia, no es casualidad. Contra eso se alzó Hugo desde el Cuartel de la Montaña. Y fracasó. “Por ahora”, como avisó al rendirse.

Me muestran un cañón de época de la colonia restaurado a nuevo. Todos los días a las 4:25 hs. el viejo cañón lanza salvas que marcan la hora de su partida. 4:25? Evita partió a las 8:25. Que horarios tan caprichosos, no? Cuando ingreso al patio. Amplio, luminoso, al aire libre, no pude evitar una tristeza infinita. Hay cámaras de televisión, periodistas gráficos, cronistas. Me acompaña Cilia, la esposa de Nicolás. Amablemente les pido a todos si se pueden retirar. Quiero estar a solas. Gracias, muchas gracias. Espero que entiendan. Ojalá.

El patio queda vacío y sólo me acompañan los cuatro húsares de Carabobo de la Guardia de Honor, custodia permanente. De algún lugar se oye en forma permanente a Hugo cantando bajito, como si flotara. Como le gustaba cantar! También se escucha el ruido del agua, de la fuente que rodea su espacio. Sin embargo, por un momento, todo es silencio. O por lo menos es lo que yo siento. Sólo escucho que junto conmigo lloran algunos de los húsares. Es extraño. Hasta hoy no se me había caído una sola lágrima. Ni siquiera el 5 de marzo, cuando me enteré. Tampoco el 6 de marzo, cuando lo velé junto a tantos. En cambio Florencia, en la misa de la Academia Militar, lloró tanto que se tuvo que ir porque se ahogaba. Y yo nada. Era como si no quisiera admitirlo o aceptarlo. No sé, algún día, si me decido, se lo explicaré a algún psicólogo o psicóloga.

cristinaEstoy allí un buen rato. Giro en torno al féretro de mármol, una y otra vez. Y veo en la lápida una frase de un discurso de Hugo donde menciona a Alí Primera. Que quién es Alí Primera? Un cantante popular venezolano, militante del PC, que murió el 16/2/1985. 16/2 el día que nació mi hijo. Hugo partió el día que nació mi hermana. Qué cosa, cuando una se pone vieja empieza con lo de las fechas.

El último regalo que Hugo me hizo, fue la colección completa de cds de Alí Primera. Me los trajo su hija Maria a Olivos el 8 de noviembre, y me contó la historia. Siendo militar joven, su padre lo escuchaba a escondidas porque estaba prohibido que lo escucharan los militares.

Leo el fragmento del discurso y la fecha en que lo pronunció. 12 de junio del 2012. 12 de junio, el mismo día del último discurso de Perón. Y dale con las fechas. Ese día yo estaba en Plaza de Mayo. Tenía 21 años. Año 1974. Mi madre! (que también estaba). Cuantas cosas. Cuanta historia. Qué cosa las fechas y los hechos. Los lazos visibles. Y los invisibles también.

Cuando bajo a mirar dos retratos de Hugo que están en las galerías que rodean el patio, entra Nicolás con los que estaban esperando afuera, y me acompañan a recorrer el lugar.

Entramos a una capilla pequeña, pero deliciosa. Dos vírgenes. Una, la del Valle, y la otra… la Rosa Mística! La que se venera en La Plata. No puedo creer. Le digo a Nicolás que le voy a enviar para que sea emplazada en la capilla, una imagen de la Virgen de Luján. Y les cuento la historia. De la Virgen claro.

Corría mayo de 1630. Una carreta viajaba rumbo a Brasil, cargada entre otras cosas, con 2 cajas, que contenían imágenes de vírgenes. Al intentar cruzar el río Luján, en Bs. As, la carreta no se movió más. Le pusieron más bueyes, y nada. La descargaron casi completa, y nada. Hasta que al final, bajaron una de las cajas de las vírgenes y tampoco se movía. Cuando bajaron la última caja, la carreta arrancó sin dificultad. Volvieron a subir la caja con la otra Virgen, y otra vez la carreta no se movió. Porfiados los carreros, y terca la Virgen. Cuando abrieron la caja, apareció la imagen de la Inmaculada morena. La carreta arrancó, y la virgen se quedó en Luján. Hoy está en la Basílica, donde se la venera como patrona de la Argentina. Quedaron fascinados con la historia.

La restauración de la Basílica, fue la licitación Nro. 1 de Néstor. Eso no lo conté. Pero también es cierto.

Seguimos recorriendo el lugar. Hay dos salones con fotografías que recorren la vida de Hugo. La que más me conmovió es un inmenso mural. Hugo de espaldas, caminando bajo la lluvia. El 4 de octubre, en su último y más glorioso acto, que no fue, como algunos creen, su cierre de campaña. Fue su último acto de amor. Lo supe más tarde, cuando me enteré de sus terribles e insoportables dolores. De su sacrificio casi inhumano. Dios mío!

Chavez bajo la lluviaLe digo a Nicolás: Este es su lugar. Ni se les ocurra llevarlo a ningún otro, por más pomposo que parezca. Aquí empezó, y aquí se debe quedar. En SU LUGAR. En su Cuartel, junto a los barrios. Soldado del pueblo. Definitivo y para siempre.   cuartel montaña3